INVERSIÓN EN CRIPTOMONERAS

Por qué invertir en Criptomonedas?


El espacio de las criptomonedas ha venido en ascenso desde que Satoshi Nakamoto publicara su artículo titulado «Bitcoin: un sistema de dinero electrónico de igual a igual» el 31 de Octubre de 2008. Desde esa época el Bitcoin ha pasado de no tener ningún valor a costar cerca de 60.000 Dólares Estadounidenses por Bitcoin y a tener una capitalización de mercado mayor a 1 Trillón de Dólares al 30 de Abril de 2021. Bitcoin ha sido calificado como el activo con mejor desempeño en la historia de la humanidad, superando por mucho a otros grandes del mercado como Amazon, Tesla, Google o Facebook.

De igual forma la adopción y el respaldo de su tecnología ha visto un gran incremento desde sus inicios en los que sólo era utilizada por un pequeño grupo de entusiastas, hasta el día de hoy en la que grandes inversores institucionales como MicroStrategy, Tesla, Galaxy Digital Holdings, Grayscale, CoinShares, Ruffer, 3iQ e incluso uno de los bancos más grandes de Estados Unidos, JPMorgan Chase están depositando su confianza en Bitcoin como reserva de valor resistente a la censura.

Pero por qué Bitcoin se ha convertido en el instrumento financiero más importante de la humanidad? Desde que la humanidad pasó de utilizar el trueque a establecer el concepto de moneda para transferir valor de una persona a otra, las civilizaciones han utilizado diferentes materiales como conchas de caracol, piedras, minerales y más prominentemente metales escasos como el oro y la plata para tal fin.

Con la llegada de la modernidad, los gobiernos empezaron a imprimir billetes que inicialmente estaban respaldados por depósitos de oro en las bóvedas de los bancos, esto se conocía como el patrón oro. Después de la primera guerra mundial, muchos de los países del mundo fueron incapaces de respaldar su dinero con oro, por lo que en 1944 decidieron que este estaría respaldado por el Dólar Estadounidense siempre y cuando la Reserva Federal de los Estados Unidos continuara manteniendo el patrón oro. Sin embargo en 1971, Estados Unidos también dejó de mantener el respaldo en oro haciendo que el Dólar y el resto del dinero del mundo dejara de tener valor intrínseco.

En la actualidad, el dinero del mundo está respaldado únicamente por el gobierno de cada país y estos tienen la libertad de imprimir cualquier cantidad de billetes que deseen. Cuando un gobierno imprime billetes genera inflación que equivale a la pérdida del poder adquisitivo, cada vez se necesita más dinero para comprar los mismos artículos. Esta situación se presenta en todos los países del mundo, prueba de ello es el incremento de precio acelerado de todos los bienes y servicios. En algunas ocasiones incluso se ha llegado a la hiperinflación trayendo consigo consecuencias desastrosas para la economía, esto ha ocurrido en países como China, Rusia, Hungría, Alemania, Argentina, El Congo y Venezuela.

Por el contrario, el Bitcoin no depende de ninguna empresa ni de ningún gobierno, no existe nadie que pueda decidir imprimir más Bitcoin del que está codificado. Únicamente pueden existir 21 millones de Bitcoin, esto está programado en el código y no existe ninguna forma de cambiarlo.

Por otro lado, los gobiernos tienen la potestad de restringir la utilización del dinero, prohibir que sea retirado de los bancos o bloquear las transferencias a otros países. El Bitcoin es resistente a la censura, cualquier persona que tenga una conexión a internet puede utilizarlo y ningún país puede hacer nada para evitarlo. China, India y Nigeria ya han tratado de prohibir Bitcoin sin ningún éxito. Por ejemplo en China está prohibido el comercio de Bitcoin y sin embargo, este país es el que concentra la mayor cantidad de mineros de Bitcoin en el mundo.

Aunque Bitcoin ha probado ser uno de los avances más grandes de la humanidad en los últimos tiempos y probablemente su valor va a continuar aumentando, esta es una tecnología que fue diseñada hace más de 10 años y a medida que se hace más popular, se descubren problemas que no fueron previstos en sus inicios:

La única funcionalidad de Bitcoin es transferir valor entre pares sin pasar por un intermediario, sin embargo un sistema financiero global requiere complementos como información sobre las transacciones y manejo de identidades.

Las transferencias de Bitcoin tienen altos costos absolutos, por lo que no es práctico para las transacciones del día a día. En la actualidad se utiliza más como reserva de valor (oro digital) que cómo medio de pago (dinero digital).

Bitcoin sólo puede realizar 7 TPS (transacciones por segundo), un sistema financiero global requiere alrededor de 100.000 TPS.

La red requiere grandes cantidades de electricidad, actualmente Bitcoin consume 130 Terawatts-hora (TWh), que es mayor a la electricidad que consume Argentina, esto hace que los mineros de Bitcoin se encuentren restringidos a países que tienen elevados subsidios energéticos, actualmente mas del 65% del poder de Hash se encuentra concentrado en China y a medida que el precio incremente se espera que los mineros se concentren cada vez más en una pequeña cantidad de empresas. La concentración del poder para minar, o centralización tiene un efecto perjudicial para la red, esta se vuelve susceptible a ataques de instituciones o gobiernos detractores.

Es muy difícil realizar cambios al código de Bitcoin ya que no se cuenta con un mecanismo para generar un consenso entre todas las partes involucradas, cada vez que se han propuesto cambios en la cadena, se termina generando una división o fork que genera una moneda diferente, este ha sido el origen de Bitcoin cash, Bitcoin gold y Bitcoin SV. Después del fork, el Bitcoin continúa conservando sus atributos originales y no se asimila el cambio.

Es muy difícil intercambiar valor entre la red de Bitcoin y la red financiera tradicional, normalmente se requieren intermediarios como casas de cambio para realizar estas transferencia. De igual forma es muy difícil y costoso transferir valor entre el Bitcoin y las demás criptomonedas.

La tecnología Blockchain, que constituye la base de Bitcoin, ha generado una explosión de criptomonedas, actualmente existen casi 5000 criptomonedas diferentes, algunas son copias con diferentes parámetros y otras han sido diseñadas para solucionar los problemas de Bitcoin o para añadir nuevas funcionalidades. En conjunto las criptomonedas acumulan una capitalización de mercado mayor a los 2.2 Trillones de Dólares, en comparación, la capitalización de mercado del oro es de 10 Trillones de dólares, valor que en nuestra opinión va a ser superado por el mercado de las criptomonedas.

Las criptomonedas no tienen aplicación únicamente en finanzas, esta tecnología está floreciendo en diferentes campos como las artes, logística, tecnología de la información, redes sociales y se espera que lleguen a muchos más.

En nuestra opinión, una de las criptomonedas alternativas que más se destaca es ADA (₳) y su red Cardano. Esta ha sido diseñada como una criptomoneda de tercera generación que busca solucionar muchos de los problemas que tiene Bitcoin en la actualidad. El objetivo de Cardano es convertirse en el sistema financiero del mundo y brindar servicios financieros a billones de personas que no tienen acceso a estos en la actualidad (Bank the unbanked). Adicionalmente Cardano sirve como base para la generación de nuevas monedas con diferentes aplicaciones.

Para saber por qué creo que que Cardano tiene potencial de convertirse en la red descentralizada más importante del mundo y por qué ADA (₳) puede incrementar su valor en varios órdenes de magnitud, vea el siguiente enlace.

Ni mi esposo ni yo somos asesores financieros, todas las opiniones expresadas en esta página son únicamente eso, opiniones, y no constituyen asesoría financiera. La inversión en criptomonedas es riesgosa y cada uno debe realizar su propia investigación antes de decidir realizar este tipo de inversiones.